Falstaff Magazine!! Barcelona with Gloria Hidalgo!!

 

Dann holt uns Gloria Hidalgo ab und begleitet uns drei Stunden lang durch die luxuriösesten, trendigsten und typisch katalanischen Geschäfte. Die Personal-Shopperin zeigt uns auch, was Barcelona so besonders macht: Schräg gegenüber des Hotels stehen etwa drei Perlen des katalanischen Jugendstils. Eine wurde von dem Star-Architekten Antoni Gaudí entworfen. Und im Nachbarhaus findet sich der Juwelier Bagués, der verspielte Preziosen fertigt. Sammler aus der ganzen Welt kommen hierher, um die filigranen Bijous zu kaufen. Auch Vinçon residiert in einem pompös ausgestatteten Haus und stellt auf mehreren Ebenen Kochutensilien, Leuchten und Möbel aus. Und bei Santa Eulalia, der ältesten Luxusboutique Barcelonas (1843 gegründet) finden sich die Nobelmodemarken.

Telas colgantes como elementos decorativos para una boda de lujo

 

La decoración del día de la boda es una cuestión cada vez más importante para los novios ya que ayuda a crear un ambiente acogedor acorde con el resto del estilo de su boda y sobre todo ayudar a personalizarla al máximo transmitiendo el gusto de los novios y siempre teniendo en cuenta el espacio donde se lleva a cabo la boda.

Es cierto que normalmente nos fijamos más en la decoración que tenemos a nuestra altura e incluso por debajo, pero cada vez más tenemos en cuenta las zonas altas como pueden ser los techos del espacio donde se va a celebrar el enlace.

Una de las últimas tendencias en decoración de bodas son las telas colgantes en los techos, las cuales dan un aire elegante, romántico y distinguido al ambiente. Muchas veces sirven para ambientar el espacio, otras veces para rellenarlo si los techos son muy altos, otras para adornar los techos si estos no son muy bonitos… pero lo cierto es que es una forma de decoración sencilla pero con un toque de sofisticación que puede cambiar totalmente el espacio tanto si se trata de donde se lleva a cabo la ceremonia, el banquete o incluso el baile. Es una forma de ambientación ideal.

Se pueden utilizar tanto telas bordadas como de seda o tul, y pueden estar tensadas pero son muy románticas las que hacen caída. También se pueden utilizar con colorespara dar un toque informal y divertido al enlace.

Telas colgantes The Luxury Trends

Y si también se proyectan luces leds sobre las mismas el resultado puede llegar a serespectacular, haciendo que a medida que transcurra la boda el espacio pueda ir cambiando de ambiente.

La industria relojera apuesta por la mujer

 

Omega. Planet Ocean 600M

El mes pasado se celebró el Salón Internacional de Relojería de Ginebra, la antesala de los Óscar de la relojería, como es la feria de Basilea, (Suiza) Baselworld, el lugar donde las grandes firmas de relojes del mundo presentan sus creaciones e innovaciones. Es un buen momento para el sector de la relojería, a pesar del descenso en el número de exportaciones, según datos de la Federación de la Industria Relojera Suiza (FHS), en un 1,6%, en relación a 2014, en parte por la ralentización de China. De hecho, las marcas ya no pondrán este año el foco en este país. En España, hubo un incremento de importaciones de relojes suizos del 4,5%.

Este año, según apuntan expertos del sector, será el de las mujeres, y se crearán más piezas femeninas que masculinas. En cuanto a los colores no habrá predominio de ningún tono frente al azul del año pasado. En los relojes masculinos, el cronógrafo es el rey, además triunfan las complicaciones útiles, como el doble huso horario o el calendario. Lo más chic es el reloj vintage, las reediciones de pieza antiguas o históricas. Predomina el oro Sedna (rosa).

Así celebran las firmas de lujo el Año Nuevo Chino

REDACCIÓN

El 8 de enero se inició el Año Nuevo Chino. Un acontecimiento que se celebra por todo lo alto con un festival que dura 15 días. Cada año, uno de los cinco elementos de la tradición china (madera, fuego, tierra o metal) se unen a un animal de su calendario. Este 2016 es el Año del Mono de Fuego. Los nacidos en el año del mono se dice que son personas enérgicas, de mente ágil, seguros de sí mismos y con una personalidad muy alegre.

Muchos artesanos se dedican a crear desde relojes, joyas o bolígrafos de lujo que homenajean al animal del año chino. Aquí te dejamos una muestra de ocho (uno de los números más afortunados de la cultura china) piezas

Las mejores joyas de Europa salen de Poblenou

Cuando Marc Monzó (Barcelona, 1973) decidió con 18 años aprender un oficio –sin saber todavía cuál–, visitó los diferentes talleres de la Escola Massana de Barcelona. Fue al entrar en el de joyería cuando comprendió que aquello era lo suyo. Le sedujeron las herramientas y su tamaño reducido, pero sobre todo la posibilidad de trabajar a escala muy pequeña. Entonces no sentía excesivo interés por el ornamento. Más tarde surgiría la conciencia de la joyería y sus funciones: adornar el cuerpo humano, ritualizar pensamientos, comunicarse con los demás, celebrar acontecimientos, su simbolismo.

Pero en aquel momento primó reconectar con una infancia fascinada por recolectar piezas pequeñas y coleccionarlas. Cuanto más pequeño, más valioso. Cuanto más reducido, más grande. Ese ir hacia lo minúsculo lo relaciona con la inmensidad del universo. El mismo planeta tierra como un punto en el cosmos, y un reflejo de la inmensidad.

Han pasado dos décadas, sus creaciones se venden en galerías y tiendas de todo el mundo, y le acaban de conceder el premio Françoise van der Bosch 2016 al mejorjoyero de Europa, el máximo reconocimiento a la obra y trayectoria de un artista en el campo de la joyería contemporánea europea. Es, además, la primera vez que se falla a favor de un español. Del galardón, a Monzó lo que más le satisface es que ­entre el palmarés de premiados se encuentran nombres como los suizos Otto Künzli y Bernhard Schobinger o el neozelandés Worwick Freeman. Referentes imprescindibles en la joyería más renovadora y libre. Su actitud fresca, crítica, siempre alerta, ha sido su gran fuente de inspiración.

También reciente es su designación como director artístico de Misui. La nueva marca de alta joyería impulsada por la familia Vendrell, propietaria de Unión Suiza, coincidiendo con su 175.º aniversario. Misui ambiciona repensar el concepto de lujo que empareja –además de a una manufactura de excelencia– a lo real y la autenticidad. Las tonalidades de las piedras preciosas empleadas son totalmente naturales. Tal como salen de la tierra. Los colores no se manipulan, como ya es habitual en el sector. “Se trata de mirar las piedras como si fueran frutos del bosque, son únicas. Como encontrar una trufa”, señala. Las tallas se inspiran en la propia mineralización de la piedra. Monzó accedió al cargo siempre y cuando pudiesen trabajar a favor del planeta y no en contra. El oro utilizado no ha sido obtenido con disoluciones de mercurio o cianuro que después contamina ríos. El coral respeta zonas protegidas. En Misui colaboran con los mejores del mundo, como Munsteiner, venerado por su virtuosismo en la talla de diamantes y otras gemas.

Marc Monzó ensalza la joyería de la Barcelona de los años 60 y 70 del siglo XX: Capdevila, Puig Doria, Sunyer. Cuando la joya expresaba la autoría. Rememora la cubertería de Jaume Mercader sólo para comer espárragos trigueros. Piezas de orfebrería pero también expresión de pasiones personales. La nueva marca persigue retomar esa tradición, la relación directa con el oficio, ser independientes y a la vez expresión de nuestro tiempo.

La mayor parte de su trabajo, no obstante, lo realiza en solitario y personalmente en su taller de Poblenou. Donde le absorbe la relación precisa con la materia y la abundante información que proporciona. La realidad química y física del metal incandescente, la fuerza de gravedad de la pieza. Tras la observación y la contemplación, sobreviene la acción. De este análisis surge el contenido de la joya, que a veces representa el propio proceso o reflexiona sobre la naturaleza de la joyería. Le atrae el objeto encontrado y cómo la vida se ritualiza con él. Sus joyas simplifican y a la vez apuntan a lo no convencional e inesperado. La formalización de un broche en un solo plano, incluido el cierre, trastoca lo tridimensional en bidimensional. La pieza perpendicular enciende curiosi­dades. Aunque siempre busca el balance entre la joya que expresa algo y a la vez está libre de dis­cursos.

Como joyero valora las grandes cualidades del oro, que aprendió a trabajar en el taller de Enric Majoral en la isla de Formentera. El mejor entre los metales, por su ductilidad, inmune a la oxidación. Pero también es capaz de recubrirlo con una capa de pintura de spray dorada. “Es liberador pintar el oro”, aduce tranquilo. Contempla todos los materiales al mismo nivel: oro, plata, plástico. Austeridad y libertad para él van de la mano y representan el máximo lujo posible. Marc Monzó disfruta con esa tradición cultural catalana reservada, pero de vanguardia, que practicaba el reduccionismo, con una voluntad de contención y síntesis. Es un gran admirador de la arquitectura de Sert y la pintura de Miró. O de la música de Mompou, “hombre de pocas palabras y músico de pocas notas”, recuerda.

El Born, un lugar bohemio, dinámico y multicultural

Los comerciantes de la plaza del Born eran, ya en el siglo XVI, la envidia de toda España. En ella tenían lugar actividades de renombre a nivel europeo, como el carnaval o las ferias de vidrio y platería. Las calles estaban copadas por las tiendas más cosmopolitas de la Península. Confiterías, droguerías, joyerías…, su proximidad al mar hacía que fueran las primeras en recibir las mercancías más codiciadas y procedentes de todo el mundo.

Por aquel entonces, el Born ya era un barrio diferente, un barrio dinámico, vanguardista y multicultural. Hoy, después de un pequeño periodo de decadencia, se reivindica más que nunca como eje neurálgico y comercial de la ciudad, heredero de su tendencia moderna pero siempre fiel a su tradición artesana.

Situado entre la Vía Laietana, el Arco del Triunfo y la Barceloneta, el Born tiene en la Basílica de Santa María del Mar su epicentro. Esta iglesia, construida a finales del siglo XIV, es todo un exponente del gótico catalán. En torno a ella se reparten multitud de terrazas, bares y restaurantes que hacen del templo un punto de encuentro obligado en toda Barcelona.

Este lugar es ideal para comenzar cualquier ruta a pie por el barrio. Su calles, independientemente de la época del año, siempre rebosan ambiente. Tiendas de moda, artículos vintage, galerías de arte, restaurantes tradicionales o exóticos, originales tabernas, exclusivos pubs o tranquilos cafés. La oferta en el Born es inagotable y así lo quieren demostrar los jóvenes empresarios que cada vez apuestan más por esta zona para desarrollar su negocio.

 

La calle Montcada es, sin duda, otro de los lugares ineludibles en cualquier visita a la Ciudad Condal. En su día fue escogida por los nobles y burgueses catalanes para construir sus viviendas y por ello es hoy la calle con más palacios por metro cuadrado. El Palacio Aguilar, Cervelló, de Dalmases, el Meca o el del Baró de Castellet destacan dentro de este recorrido por el medievo catalán.

En el último de estos palacios se encuentra el Museo Picasso, que atrae cada día a cientos de turistas. Esta galería, inaugurada en 1963, presume de tener más de 4.000 obras de la etapa de formación del artista malagueño y de su vínculo con Barcelona.

Además de este museo, el Born acoge otros centros de arte, como el Museo Europeo de Arte Moderno, la Galería Maeght o Montcada, el Barbier-Mueller o el Disseny Hub Barcelona.

Siguiendo con la oferta cultural, el Palau de la Música es una auténtica joya de la arquitectura modernista catalana. Fue construido a principios del siglo XX por el arquitecto Lluís Domènech i Montaner como sede del Orfeó Català.

De este edificio destaca tanto su fachada, con increíbles mosaicos, como su interior, con la enorme e impresionante sala principal decorada con motivos florales, bustos de músicos, esculturas de musas y presidida por el lucernario central. Asistir aquí a un concierto es un auténtico privilegio.

Sin embargo, no todo es arte en el Born. De hecho, es de los principales focos de ocio de Barcelona por su infinidad de bares, cafeterías, restaurantes o pubs. El Mercado del Born, además de albergar el tesoro arqueológico de la Guerra de Sucesión (1714), cuenta con una buena variedad en restauración, como la cervecería 300 Born, perfecta para tomarse un buen vermut. Ahora bien, si lo que quiere es probar el cava, le recomendamos que vuelva a la calle Montcada y vaya al Xampanyet, uno de los bares más populares y auténticos del Born.

Las tiendas de moda son el tercer gran pilar de este barrio, junto con el arte y la restauración. En esta zona tan fácil es comprar en las grandes y más exclusivas marcas como en las pequeñas tiendas de diseñadores locales o extranjeros. Estos últimos conservan el espíritu artesano original del Born, en búsqueda continua de lo vanguardista.

Además de establecimientos textiles, se esconden en esta zona comercios de antigüedades, peluquerías de lo más modernas, heladerías artesanales, creperías, joyerías o teatros. Que lo nuevo se mezcle con lo viejo no es un tópico si hablamos del Born. Aquí las últimas tendencias salen a flote sin olvidar en ningún momento el modo de hacer de toda la vida. El resultado: el barrio más de moda de Barcelona

 

Llega el ‘bleisure’, una nueva forma de turismo

 

Dos de cada tres personas que realizan viajes de trabajo lo organizan de manera que puedan hacer algo de turismo en el destino, añadiendo al menos un día de ocio a su estancia. A esta creciente tendencia se le ha comenzado a llamar bleisure, término que nace de la contracción de business yleisure (negocios y ocio en inglés). Asimismo, el turismo urbano ha crecido un 60% en todo el mundo en los últimos cinco años, muy por encima de las escapadas en busca de sol y playa.

Esta es una de las conclusiones de un informe realizado por el Observatorio del Mercado Premium y Productos de Prestigio, de IE Business School, en colaboración con MasterCard. El estudio, que se presentó ayer, está basado en 1.500 entrevistas realizadas en Estados Unidos, Reino Unido, Rusia, Latinoamérica y España. Se trata de una amplia investigación que ha contado con las opiniones de un panel de expertos de la industria hotelera, gastronómica, cultural, de productos de alta gama y medios de comunicación del sector de viajes, entre otros.

El documento destaca también que, debido a limitaciones de tiempo y motivaciones para visitar la ciudad, como pueden ser las visitas guiadas, las preferencias del tiempo de turismo varían. Por ejemplo,las compras son muy populares entre los turistas de bleisure, siendo las que se realizan en la ciudad más populares que las que tienen lugar en el aeropuerto o en las tiendas duty-free.

  • Barcelona y Madrid

El turismo urbano de alta gama es una gran oportunidad para las dos capitales principales de España: Madrid y Barcelona. “El informe High-Value City Tourism desvela los cambios que se están produciendo en los turistas urbanos de alta gama, sus preferencias y cómo para España, el crecimiento del turismo urbano representa una gran oportunidad”, aseguró asegura María Eugenia Girón, directora del Observatorio del Mercado Premium y Productos de Prestigio de IE durante la presentación del estudio.

Compras, eventos deportivos, cultura y entretenimiento son claves para quienes visitan la ciudad de Madrid. En el caso de Barcelona destaca su enclave natural y el atractivo de sus varios puntos turísticos, así como la vida nocturna y las excursiones, según asegura el informe. Ambas ciudades gozan de buena imagen y lo que se denomina wow-factor (atributos y cualidades que propician que el visitante se sorprenda gratamente). Aunque en este sentido Barcelona se impone con claridad: es considerada la cuarta ciudad más atractiva de Europa, detrás de Roma, París y Londres.

Las joyas ya no son para momentos especiales

 

Ala alta joyería española no le ha quedado otra que reinventarse. Muchos cambios, a raíz de la crisis económica, pero también sociales, son los que han llevado a los joyeros a tener que modificar su plan estratégico, además del planteamiento de sus tiendas. “Cada vez se compran menos joyas para regalar y más, sobre todo las mujeres, para uno mismo”, explica Carlos Delso, director general de Suárez, joyería familiar fundada en 1943. Esta es una de las razones: el hecho de que cada vez la mujer sea más consumidora de joyas por el placer de llevar un accesorio de valor. “Hemos tenido que cambiar, antes en las tiendas no veías expuesto el producto, era algo que tenía lógica porque se regalaba o era una inversión, y la compra la hacían sobre todo hombres, pero las mujeres le han perdido el miedo a comprar lujo”, añade este ejecutivo.

Ellas necesitan ver lo que adquieren, y mucho más si son joyas, “les gusta que el producto esté a la vista cuando entran en una joyería, y no acostumbran a sentarse, por eso hemos tenido que modificar los escaparates”, agrega Delso, que ayer participó en un desayuno informativo sobre el saber hacer de los joyeros españoles, organizado en el Hotel Ritz de Madrid por el Círculo Fortuny, asociación que preside el bodeguero Carlos Falcó, y que nace en 2011, con el fin de servir de foro para las marcas artesanas y de lujo españolas.

También en Tous, la firma española que ha democratizado el acceso a las joyas, debido a una política de precios más comedidos y que cuenta con 500 tiendas en 50 países de los cinco continentes, han tenido que modificar el planteamiento de sus locales, con el fin de atender al nuevo perfil de cliente. “Hemos sido la opción más fácil para los hombres, pero desde 2011 estamos viendo un cambio en la manera de comportarse del consumidor”, explica Rosa Tous, vicepresidenta corporativa de Rosa Oriol Atelier Tous, un nuevo concepto de piezas más de lujo. “Hemos pasado de exponer un 10%del producto a mostrar un 70%, ya que el cliente quiere probar, ver, tocar”.

La internacionalización es otro de los grandes cambios que están viviendo los joyeros. Uno de las pioneros en salir al exterior fue Carrera y Carrera que se lanzó a vender fuera de España en los años setenta, y ahora cuenta con 500 puntos de venta en cuatro continentes y finalizarán el año con 12 boutiques. “El 40%de las ventas se debe a la exportación, y el 25% de las ventas que hacemos en España las hacemos a clientes extranjeros”, afirma Javier Gala, vicepresidente y director financiero.

Otra de las innovaciones es la venta online. La joyería Suárez estrenó hace dos semanas una nueva página online, donde el cliente puede comprar cualquier pieza de alta joyería. “Está teniendo una gran aceptación porque es un gran escaparate para los que todavía no son clientes”, matiza Carlos Delso, que destaca también la generación de empleo , tanto directo como indirecto, del sector en estos años de crisis económica. “Nosotros, en los últimos cinco años, hemos contratado a 300 personas”, agrega. El sector mueve, añade el directivo de Carrera y Carrera, 180.000 empleos directos.

El talento internacional residente en Barcelona aplaude su calidad de vida pero suspende a la ciudad en fiscalidad e inglés

 

PATRICIA CASTÁN / BARCELONA

MIÉRCOLES, 18 DE NOVIEMBRE DEL 2015 – 12:41 CET

Hay atributos para ser una “ciudad global”, pero todavía hay trabas para que el talento extranjero anide en Barcelona y desarrolle una actividad económica importante que repercuta en la ciudad. Así lo destaca el último informe de la entidad privada y no lucrativa Barcelona Global, que fomenta la atracción de talento internacional en la capital catalana y la creación de nuevas oportunidades. Tras analizar las respuestas de 700 profesionalesinstalados en la ciudad (desde directivos a profesionales liberales) a una amplia encuesta sobre los servicios y oportunidades que ofrecen, concluyen que los aspectos más débiles son la alta fiscalidad, el inglés (casi inexistente en los trámites burocráticos municipales y la información urbana) y el acceso a la financiación. En el otro lado de la balanza, despuntan el estilo de vida, el clima y lagastronomía, entre otros muchos puntos.

Con el apoyo de escuelas de negocios, empresas con mucha contratación internacional, cámaras de comercio, centros de investigación, escuelas internacionales y otros organismos, Barcelona Global partió de un censo de unos 7.000 profesionales extranjeros que han elegido Barcelona para desarrollar su actividad profesional. El público de la encuesta no incluye la inmigración forzosa. Un 10% respondió a sus 284 preguntas (una muestra que se considera representativa) y radiografiaron su vivencia de la ciudad.

BUENOS “EMBAJADORES”

Para Marian Puig, presidente del lobi empresarial que cuenta ya con 550 socios, “los profesionales extranjeros que viven en Barcelona son los mejores embajadores de la ciudad”, por lo que su opinión es decisiva como futuros prescriptores. En este sentido, destaca que Barcelona todavía debe echar más carne al asador en materia de acogida a este perfil a su llegada. Ni encuentran una ventanilla única para sus trámites al fijar la residencia, ni facilidades con el inglés (aunque para muchos no sea su lengua madre) como idioma vehicular, ni una actitud muy abierta entre los barceloneses, mantiene. En este sentido, ya han organizado una cita anual de bienvenida y cenas regulares para facilitar la integración.

No obstante, las puntuaciones de 0 a 7 dejan claro que desde el 2013 (cuando se hizo el anterior estudio) las valoraciones han variado poco. Hay buenas notas para la conectividad internacional de Barcelona con el resto del mundo (un 7), para la calidad de vida (5,9), la de las escuelas internacionales (5,5), los espacios públicos (5,4), la ciudad en global (5,2)… y mejor aún en aspectos más hedonistas como la gastronomía (6,2) o el clima, que ven casi perfectos. Sin embargo, la facilidad para gestionar un negocio se queda en el 4,4, para invertir en el 3,8, para gestionar licencias en el 3,4 y, peor aún, baja al 2,8 en materia de impuestos y al 2,3 en la valoración del nivel de inglés de los funcionarios públicos.

Diplomáticamente, Puig se muestra optimista con el nuevo Ayuntamiento de Barcelona. “La Administración tiene un papel importante a jugar y esperamos un diálogo colaborativo”, dijo. Le reclaman objetivos ambiciosos: una fiscalidad más competitiva, un programa de bienvenida al talento, elevar el inglés a la categoría de idioma oficial y un sistema escolar más adaptado al nivel de los internacionales que precisan inglés y que no pueden acceder a escuelas internacionales por su alto coste.

Los bolsos más cotizados del mercado

Chanel, Hermés y Louis Vuitton son las tres firmas de bolsos que cotizan al alza. Son los que más se revalorizan en el mercado de segunda mano. Es la última tendencia que llega a España de la mano de la compañía británica Designer Exchange, dedicada a la compra, venta e intercambio de artículos de lujo. “En España, otra marca de gran valor es Loewe, como lo es en Inglaterra Mulberry, aunque cada mercado tiene sus firmas de referencia”, explica Dominic Durante, fundador de la compañía, quien asegura que independientemente de las preferencias locales hay tres marcas imbatibles dentro del sector de lujo, como son “Chanel, Louis Vuitton y Hermès, que son las más cotizadas”.

Porque el objetivo de Designer Exchange es satisfacer las necesidades existentes en el sector del lujo, como es la de dar salida a objetos de firmas de renombre, bien a través de la venta o del intercambio. Con esta intención se han instalado, en el barrio de Salamanca de Madrid, tras probar el modelo de negocio en Londres, en Birmingham y en Manchester, con el que facturan 2,8 millones de euros, “para comprar, vender e intercambiar artículos de primer nivel con total garantía”, afirma Durante.

En el stock de la primera tienda en España hay más de 400 piezas entre bolsos, carteras o cinturones de más de 30 marcas y con precios que oscilan entre los 25 y los 15.000 euros, como puede ser el caso de un bolso Birkin de Hermès del año pasado (sin estrenar), entre las que se encuentran, además de las anteriormente citadas, Prada, Céline, Christian Dior, Armani…

El modelo de negocio es sencillo, afirma Dominic Durante, uno de los fundadores, junto a su socia Angela Seebue: el cliente lleva el bolso, cinturón o cartera que desea vender a la tienda para que los profesiones de Designer Exchance autentifiquen el producto. Durante 48 horas retienen la pieza para analizarla.

Tras verificar su firma, se fija un precio basado en diferentes factores: precio original de venta en tienda, marca, modelo, antigüedad y estado, entre otros. “Lo que buscamos es que los precios sean lo más competitivos posibles, además pagamos en efectivo, a diferencia de lo que hacen otras tiendas del mercado de segunda mano, que ofrecen al vendedor un depósito como señal hasta que el artículo se venda”, añade el fundador.

Una vez realizada esta valoración, el cliente recibe el porcentaje de la tasación, que suele ser del 50%, en dinero en efectivo, aunque en marcas como Chanel, Louis Vuitton o Hermès, se ofrece un 20% más del valor fijado por si desean intercambiarlo por otro artículo de los expuestos en la tienda.

Designer Exchange tiene su origen en la compañía Cex (Computer Exchange), multinacional con más de 20 años de experiencia en la compra y venta de artículos electrónicos.