El Born, un lugar bohemio, dinámico y multicultural

Los comerciantes de la plaza del Born eran, ya en el siglo XVI, la envidia de toda España. En ella tenían lugar actividades de renombre a nivel europeo, como el carnaval o las ferias de vidrio y platería. Las calles estaban copadas por las tiendas más cosmopolitas de la Península. Confiterías, droguerías, joyerías…, su proximidad al mar hacía que fueran las primeras en recibir las mercancías más codiciadas y procedentes de todo el mundo.

Por aquel entonces, el Born ya era un barrio diferente, un barrio dinámico, vanguardista y multicultural. Hoy, después de un pequeño periodo de decadencia, se reivindica más que nunca como eje neurálgico y comercial de la ciudad, heredero de su tendencia moderna pero siempre fiel a su tradición artesana.

Situado entre la Vía Laietana, el Arco del Triunfo y la Barceloneta, el Born tiene en la Basílica de Santa María del Mar su epicentro. Esta iglesia, construida a finales del siglo XIV, es todo un exponente del gótico catalán. En torno a ella se reparten multitud de terrazas, bares y restaurantes que hacen del templo un punto de encuentro obligado en toda Barcelona.

Este lugar es ideal para comenzar cualquier ruta a pie por el barrio. Su calles, independientemente de la época del año, siempre rebosan ambiente. Tiendas de moda, artículos vintage, galerías de arte, restaurantes tradicionales o exóticos, originales tabernas, exclusivos pubs o tranquilos cafés. La oferta en el Born es inagotable y así lo quieren demostrar los jóvenes empresarios que cada vez apuestan más por esta zona para desarrollar su negocio.

 

La calle Montcada es, sin duda, otro de los lugares ineludibles en cualquier visita a la Ciudad Condal. En su día fue escogida por los nobles y burgueses catalanes para construir sus viviendas y por ello es hoy la calle con más palacios por metro cuadrado. El Palacio Aguilar, Cervelló, de Dalmases, el Meca o el del Baró de Castellet destacan dentro de este recorrido por el medievo catalán.

En el último de estos palacios se encuentra el Museo Picasso, que atrae cada día a cientos de turistas. Esta galería, inaugurada en 1963, presume de tener más de 4.000 obras de la etapa de formación del artista malagueño y de su vínculo con Barcelona.

Además de este museo, el Born acoge otros centros de arte, como el Museo Europeo de Arte Moderno, la Galería Maeght o Montcada, el Barbier-Mueller o el Disseny Hub Barcelona.

Siguiendo con la oferta cultural, el Palau de la Música es una auténtica joya de la arquitectura modernista catalana. Fue construido a principios del siglo XX por el arquitecto Lluís Domènech i Montaner como sede del Orfeó Català.

De este edificio destaca tanto su fachada, con increíbles mosaicos, como su interior, con la enorme e impresionante sala principal decorada con motivos florales, bustos de músicos, esculturas de musas y presidida por el lucernario central. Asistir aquí a un concierto es un auténtico privilegio.

Sin embargo, no todo es arte en el Born. De hecho, es de los principales focos de ocio de Barcelona por su infinidad de bares, cafeterías, restaurantes o pubs. El Mercado del Born, además de albergar el tesoro arqueológico de la Guerra de Sucesión (1714), cuenta con una buena variedad en restauración, como la cervecería 300 Born, perfecta para tomarse un buen vermut. Ahora bien, si lo que quiere es probar el cava, le recomendamos que vuelva a la calle Montcada y vaya al Xampanyet, uno de los bares más populares y auténticos del Born.

Las tiendas de moda son el tercer gran pilar de este barrio, junto con el arte y la restauración. En esta zona tan fácil es comprar en las grandes y más exclusivas marcas como en las pequeñas tiendas de diseñadores locales o extranjeros. Estos últimos conservan el espíritu artesano original del Born, en búsqueda continua de lo vanguardista.

Además de establecimientos textiles, se esconden en esta zona comercios de antigüedades, peluquerías de lo más modernas, heladerías artesanales, creperías, joyerías o teatros. Que lo nuevo se mezcle con lo viejo no es un tópico si hablamos del Born. Aquí las últimas tendencias salen a flote sin olvidar en ningún momento el modo de hacer de toda la vida. El resultado: el barrio más de moda de Barcelona

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *