Barcelona, de compras con los sentidos

VIERNES, 17 DE NOVIEMBRE DE 2017

De compras por Barcelona, un viaje para los sentidos

Las concept stores venden experiencias de muchos países

Barcelona shopping tour / OBACH Y BE CHOCOLATEBarcelona shopping tour / OBACH Y BE CHOCOLATE

Una ciudad, muchos países. Más allá de comprar cosas efímeras, con fecha de caducidad, Barcelona ofrece la posibilidad de trasladarse a otros continentes, invita a un buen manjar y acerca gemas naturales de enclaves exóticos hasta el barrio Gòtic. Triunfan las concept stores, tiendas que venden experiencias, recuerdos eternos y con mucha personalidad.

Existe un lugar en Barcelona para cada ocasión. Si se prevé una boda, qué mejor que llevar de acompañante a un sombrero con apellido, Obach. Si hace frío, una bufanda de lana natural y sostenible está en venta entre piñas en una estantería de madera restaurada de la calle Banys Vells y si se despierta el apetito, Luis, propietario de la churrería de al lado, tiene chocolate y churros elaborados siguiendo la receta tradicional de sus padres. El año que viene, el negocio celebra su 50º aniversario y apenas ha cambiado. “Estamos en el centro, que es donde hay que estar”, cuenta Gloria Hidalgo, quien conduce el timón de un paseo más que sugerente en la ciudad condal. “La palabra souvenir se ha quedado infravalorada” y muchas tiendas de museos y del centro ofrecen objetos únicos para regalar. Una cantidad de elementos, textiles y productos tan singulares que solo están en Barcelona. Los comercios del Gòtic, Sant Pere y la Ribera son un descubrimiento local que pasa desapercibido para los ciudadanos, pero que sin embargo, tienen unas características que no están en otras partes.

IMG 4891 2
Atelier de Hàbit / AROA ORTEGA

Tradición y modernidad van de la mano y se han instalado en locales antiguos que han vuelto a abrir las persianas en el s. XXI con un toque actualizado. Locales que conservan algunas vitrinas de antaño pero que exponen joyas de jóvenes diseñadores actuales. Un bajo enorme de un piso antiguo, ahora es un centro de utensilios domésticos inspirados en lo tradicional pero hechos con nuevas técnicas. El hilo conductor del local es la artesanía catalana. Castellers de vidrio, abalorios gaudinianos, huchas de piel vuelta que simulan el clásico cerdito, títeres de Sant Jordi de cartón piedra y objetos multiusos de cerámica. Elementos muy arraigados a Catalunya y a Barcelona, ideales para dejar huella en los amigos foráneos. Objetos que dicen mucho más que un simple souvenir porque tienen un significado de calado cultural con el sello personal de cada artesano.

A pocos metros, el olfato se adelanta a los pies y reclama a los ojos que miren al protagonista que desprende un dulce olor reconocible. Sí, el viandante llega a una discreta chocolatería que sirve bombones de chocolate del Congo belga con todo tipo de ingredientes procedentes de Asia, como el té o el azafrán o de México, como el chili.Chocolates con sal o rellenos de licor. Mini esculturas al lado de divertidas piruletas dispuestas a tatuarse con más chocolate el mensaje de amor de unos enamorados o simplemente como regalo de bienvenida a unos huéspedes. Esta chocolatería es una parada previa al Caelum, el cielo de los pasteles rebosantes de merengue, tartas tatín cuyas manzanas brillan tanto como los espejos vintage que lucen dentro del local. Una esquina donde se pueden encontrar dulces típicos de monasterio durante todo el año que guarda un pequeño salón en el subterráneo.

be chocolat barcelona 58 place full
Lollipops de chocolate / BE CHOCOLATE

De dulces monásticos a un antiguo relicario que sigue funcionando desde el año 1919: la estampería de santos y tienda de retablos, medallas religiosas y todo tipo de figuras y arte sacro. Una tienda casi centenaria que comparte calle con grandes marcas del s.XXI a la que se le ha unido la delicadeza de otro antiguo oficio renovado. Una filial que ha logrado acoger a los clientes en un salón de damas de alta alcurnia y no menos interesante es la tienda del jabón. Especializada en el cuidado del cuerpo y del hogar. Una colección de fragancias que transforman cada momento. La tienda ofrece la posibilidad de celebrar las alegrías con una mezcla de flor de naranja, ámbar, bayas rojas y almendras que reposa en glamurosas botellas de cristal. Productos llegados del Mar Muerto y algas que repulpitan la piel. Todo puede probarse previamente en una fuente de piedra que se levanta en medio del salón elegante y plagado de aromas. Para los días de estrés, un baño de espuma de pachulí, lavanda y vainilla, ojos cerrados y dejarse llevar pero la opción más sugerente del lugar es el viaje al Egipto de los faraones. Existe el tratamiento Cleopatra, diseñado según los rituales de la reina egipcia más famosa de todos los tiempos. De esta tienda, destacan detalles como las virutas de jabón empaquetadas en sobres de tela natural para ambientar los rincones secretos del hogar. Una reminiscencia del pasado versionada.

IMG 1427
Virutas de jabón de jazmín / AROA ORTEGA

Después de esta burbuja de experiencias corporales y olfativas, la histórica casa Vicens ya está repartida por toda la ciudad porque sus turrones viven todo el año. Clásicos y nuevas tendencias creadas por uno de los maestros reposteros de la actualidad, Albert Adrià. El genio que añade rock&roll a los turrones con la miel, el limón, pipas de calabaza y el queso. Sí, son delicatessens disponibles todo el año en el barrio judío de Barcelona.

Del dulce a otro hábitat. Se llama Hàbit y es un palacete del s. XIII transformado en un mundo místico que gira alrededor de los minerales. El gemólogo, Miguel Barberà desvela la belleza de los minerales al nivel de las piedras preciosas. Todo son piezas únicas, salvo una pequeña colección que va actualizando. Un palacio, galería y taller que ha visto nacer joyas cinematográficas. Barberà es el artista de todas las joyas que aparecen en la película ‘Stella Cadente’, que relata uno de los episodios más convulsos de la historia de España con Amadeo de Saboya al frente de la corona. El trabajo del artista conecta con muchos arquetipos del pasado y del futuro. Un lugar privilegiado que luce fósiles milenarios con joyas decoradas con paraiba, una piedra original de Brasil que la naturaleza ya no provee.

IMG 1288
Joyas místicas de Hàbit / AROA ORTEGA

Muy cerca, una marca local con nombre holandés propone una experiencia casi teatral. El cliente que lo desee puede posar en un photocall y hacerse casi un book con las combinaciones del vestuario que más le guste. Quizá quede tan prendado mirándose al espejo que acabe comprando unas botas punteras color rojo o los pantalones de pana de temporada.

Barcelona es única por deleitarnos con elementos tan particulares pero también es cosmopolita y no deja pasar la modas internacionales. Un nuevo fenómeno que trienfa en algunas capitales europeas es el ‘meat taste’ y se puede degustar en la calle de l´Argenteria. Consiste en la exposición de enormes bistecs de carne que deleitan a cualquiera. El comensal elige el corte y lo come en una taberna restaurada. Si apetece algo menos contundente, justo al lado del Mercal del Santa Caterina, una charcutería familiar ofrece platillos de jamón de categorías tan distintas como la península ibérica permite.

A la salida, uno se da cuenta de la suerte que tiene de estar en Barcelona. Una ciudad que reúne comercios dignos de explorar, a su aire o con las recomendaciones de la Barcelona Shopping City. Establecimientos que han renacido junto a otros anclados en el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *