Bastan 21 días para convertirse en una adicta al gimnasio

MONTSE F. FRÍAS

 

Quién no conoce a un adicto al gym? Seguramente hay tantos como personas que se proponen salir a correr, patinar o hacer fitness y lo dejan una y otra vez. Es importante elegir el ejercicio físico con el que sentirse mejor y, sobre todo, no rendirse. Darle una oportunidad. Pero, ¿durante cuánto tiempo? Los expertos aseguran que al menos hay que dedicarle 21 días para que la actividad se convierta en rutina y forme parte de tu vida para siempre….

Hacer gimnasia de forma habitual (en un centro o sin salir de casa) sin abandonar la actividad a lo largo del tiempo no es fácil, requiere de constancia, motivación, disciplina… y, superadas las agujetas, al menos tres semanas de rutina. Uno de los padres de la psicología moderna fue el primero que habló de hábitos en 1890. William James escribió «Habit», un ensayo en el que afirmaba que el cerebro es un órgano moldeable y cada destreza nueva aprendida, lengua estudiada o experiencia vivida, reconfigura nuestro mapa cerebral.

En 2009, Phillippa Lally, investigadora de psicología de la salud del Univesity College London, publicó un estudio que analizaba el proceso de formación de unhábito en la vida diaria. Para ello recurrió a 96 universitarios que se ofrecieron voluntariamente a su experimento. Les pidió que eligieran un comportamiento que estimaran saludable y les indicó que lo repitieran cada día para convertirlo enhábito. Unos eligieron comer una pieza de fruta y otros correr 15 minutos después de cenar. De 18 a 254 días fue el variado resultado obtenido, con una media de 66 días, para que los participantes automatizaran esta nueva actividad en sus vidas. Por supuesto, también influyó el tipo de actividad seleccionada, ya que no requiere el mismo esfuerzo tomarse un vaso de agua cada día, que correr 20 minutos, así como también influye y mucho la motivación.

Y ésta es la clave: Para convertir una actividad en hábito, ésta debe motivarte, tener un objetivo claro. Cada persona es diferente, y por tanto la teoría de los 21 días es sólo una aproximación, una estimación de adaptación al cambio, pero no siempre se logra en este tiempo.

Pero, ¿qué se necesita para adquirir un hábito?

  1. Determinación. Para lograr un cambio, una nueva rutina, hay que lanzarse con actitud fuerte y decidida. Probablemente en el camino haya dificultades y pensamientos de abandono, que serán superables si la actitud es más fuerte.
  2. Disciplina. La continuidad del entrenamiento es la clave que hace que el sistema nervioso funcione de forma infalible.
  3. Motivación. Cada vez que flaqueen las fuerzas piensa en cómo sentaría si abandonar la actividad, y también cómo si se logra. Hay que motivarse cada día.